Este lugar pretende divulgar la obra grabada en linóleo de Pablo Picasso desde un punto de vista didáctico al mismo tiempo que riguroso

lunes, 7 de mayo de 2012

La estampa cerámica (II)

Intentando seguir los pasos del taller Madoura en la edición de cerámicas a partir de las planchas de linóleo, y adaptándolos de una manera realista a las posibilidades del trabajo en el aula, una vez que disponemos del molde o negativo en yeso se trata de realizar un contramolde o positivo en barro. En el proceso debemos de cuidar especialmente el grado de plasticidad del barro, para que nos permita una réplica perfecta.


Se coloca el barro sobre el molde con la técnica denominada de apretón, operando con pequeñas pellas con las que se ejerce una presión controlada sobre el yeso para la correcta definición de los más mínimos detalles. En el proceso seguido por Picasso se partía de una lámina de barro con el grosor y plasticidad idóneos.

El barro irá secando, prestando su humedad al yeso, y debemos de tener en cuenta que al final del proceso se habrá producido una importante retracción del material, en torno a un ocho por ciento.


Una vez retirada la plancha de barro secada de una forma natural, se habrá completado el proceso del contramoldeado y tendremos, de izquierda a derecha, la plancha original de linóleo (que puede haber dado lugar, o no, a una edición en papel), el molde o negativo de yeso, con la inversión del motivo (tal y como ocurre en la estampa en papel) y el contramolde o positivo en barro, exactamente igual, aunque con unas dimensiones un poco menores, que la plancha de linóleo que nos ha servido de punto de partida. Ha acabado el proceso de vaciado y continúa la parte cerámica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada