Este lugar pretende divulgar la obra grabada en linóleo de Pablo Picasso desde un punto de vista didáctico al mismo tiempo que riguroso

sábado, 23 de junio de 2012

Las ediciones

La edición gráfica en el siglo de Picasso se entiende como una serie limitada de estampas idénticas -o que tienden a serlo-, producto del trabajo sobre una o varias matrices y fiel reflejo de lo realizado. Para dar exacta cuenta del volumen de dicha edición, en los márgenes impolutos del papel, justo bajo la impresión, en la parte inferior izquierda, se numera en arábigo en forma de fracción, consignando con el primer dígito el número de la estampa dentro de la edición y con el segundo tras la barra inclinada o divisor el número de la edición, la cantidad de estampas que van a conformarla. Así, 13/50 querrá decir que estamos ante la estampa número trece de una edición total de cincuenta. Además de ello, la edición en el caso picassiano se compone de un alto número de pruebas de autor, que son estampas ídénticas a las que componen la edición y a las que el artista tiene derecho; normalmente Picasso no las numera, pero cuando se da el caso se realiza con la fracción en números romanos, antecedida por las siglas E.A. (épreuve d'artiste en francés; en castellano se utiliza P.A. para abreviar prueba de autor, y en inglés A.P., de artist's proof). En la parte inferior derecha bajo la impresión se sitúa la firma del artista a lápiz, a veces con lápiz de color azul o rojo. También se editan, con diferente finalidad, algunos ejemplares que se consideran no venales, fuera del comercio, y que se señalan como H.C. (hors commerce en francés); en los linóleos, sobre todo en los que se han creado como carteles, estas pruebas suelen llevar el sello circular de la IMPRIMERIE ARNERA VALLAURIS, a veces parcialmente cubierto por la propia impresión.
Dentro de la obra grabada por Picasso en linóleo podemos encontrarnos con tres variantes, según la técnica de realización: la edición fechada, la edición inconclusa y sin edición.
Con el término edición fechada nos referimos a esos trabajos que Brigitte Baer cita como editados en un año determinado. Por ejemplo, la mayoría de linóleos realizados en 1959 son señalados como editados en 1960 por la Galería Louise Leiris, al igual que la mayoría de los trabajos realizados en 1962 rezan como editados en 1963 por la misma Galería. Esto no es del todo correcto, pues convendría hablar más de presentación que de edición, ya que la mayoría están realizados con la técnica de la plancha perdida, lo que requiere de la simultaneidad entre creación y edición en el proceso llevado a cabo por Picasso y su impresor Hidalgo Arnera. Como un ejemplo entre tantos, Mujer sentada con moño (MPB 70.290, Bloch 1071, Baer 1298), con un fondo homogéneo y con la técnica de la plancha perdida, cuya edición se supone en 1963, fue comenzada el 15.2.62. Tenemos pruebas fechadas del primer estado el 22.2.62 y el 23.2.62; del segundo estado se conoce una prueba fechada 27.2.62; del tercer estado se conocen pruebas el 6.3.62 y el 7.3.62. Esto significa casi un mes de trabajo constante sobre el grabado entre febrero y marzo de 1962, con unas ochenta copias desde el primer  estado, superponiendo las tintas beige, marrón, marrón oscuro y negra, hasta dar por acabada la obra y por lo tanto, al mismo tiempo, terminada la edición.
La edición inconclusa suele afectar también a las planchas realizadas con la técnica de la plancha perdida, las cuales han sido abandonadas en algún estado de su elaboración, encontrándonos con un buen número de copias -entre ochenta y noventa normalmente- no numeradas.
Sin edición numerada hay otras planchas, algunas con una sola prueba y otras con una pequeña tirada de entre diez y quince ejemplares no numerados a los que se le suele aplicar la técnica de la prueba enjuagada, abundando a partir de 1963.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada